¡ASÍ ES!

Foto: Jorge Huerta E.
Foto: Jorge Huerta E.

– Carestía
POR MARIO NORIEGA VILLANUEVA
Desde hace un tiempo hemos insistido en que los alimentos básicos y otros no contemplados en este renglón así como agua embotellada y el gas doméstico registran alzas bastante importantes y hacen que la carestía esté en un punto sumamente peligroso, porque ninguna autoridad gubernamental detenga este robo a la población.

Y nos quedamos cortos en el calificativo, porque en realidad es más bien un asalto en despoblado. Un crimen contra la población porque ha dejado desfasado al salario mínimo que con todo y un buen incremento está vez. Ni eso hizo que los obreros sujetos a ese ingreso fuera suficiente para que tuvieran un ingreso que les ayudara a enfrentar los aumentos que se han dado a todos los productos de consumo necesario.
¿Y sabe dónde se hacen más notorios esos incrementos? Pues en los grandes almacenes a cuyos propietarios les ha valido un cacahuate ante los problemas de los consumidores por falta de ingresos necesarios.
Si alguien de las autoridades encargadas no lo cree, solamente tiene que ir a cualquiera de los grandes almacenes y verá que aceite, maíz, frijol, azúcar, arroz, leche, en fin, lo que guste comprar y se dará cuenta que los 600 o 1000 pesos de canasta básica, alcanza para una reverenda ma…rgarita.
Hace falta una verdadera y severa actitud del gobierno a través de la dependencia correspondiente para evitar que esta situación se agrave y genere un mayor incremento de la pobreza y por consiguiente de la hambruna mientras unos pocos, se llenan los bolsas en una criminal mal y antisolidaria actitud con los que difícilmente en esta pandemia ganan lo suficiente para llevar alimento a sus familias.
Y conste que todos los aumentos que se dan en los productos alimenticios, principalmente es aún contando las empresas con existencias de hace mucho tiempo. ¡Qué poca!
Cualquier comentario a marionv8@hot mail.com

Entradas relacionadas