Incendios
La temporada de sequía y calor aumentan los riesgos de incendios

– La lumbre
Por Mario Noriega Villanueva/ informatePR
Oficialmente se ha informado que los incendios van al alza y no hay quien los detenga aún cuando ponen en riesgo grandes extensiones de vegetación e incluso comunidades, porque es en el campo donde más se suceden sin que esto quiera decir que en zona urbana no los haya. También se dan e igualmente son riesgosos. Hasta ahora, no ha habido pues hay mucha gente irresponsable y se pueden que quema basura y esto provoca que se registren incendios peligrosos.
Son centenas y centenas de hectáreas, las que han sido consumidas por la lumbre que ha avanzado peligrosamente, pero que hasta ahora, afortunadamente las llamas han sido sofocadas, lo lamentable es que son hectáreas y hectáreas de bosques las que han desaparecido con todo y que para bien de todos, el fuego fue controlado sin que se hayan registrado muertes, sino solamente la pérdida de cientos de hectáreas.
Con eso, se heredan tierras que ya no van a servir para nada sino solo para generar más calor en áreas que otrora fueron frescas, pero mientras se sigan practicando las quemas –rosado–, de áreas y prepararlas para la siembra, que luego se salen de control, continuará el peligro que será mayor cuando avancen hasta zonas habitadas con los riesgos consiguientes.
Hasta el momento eso no ha sucedido, pero hay que tomar como ejemplo, los gigantescos incendios en grandes bosques de los Estados Unidos, donde se ha tenido que desalojar a mucha gente ante el riesgo de que las llamas incendien las casas y causen muchos más daños que los de hasta ahora.
Veamos el peligro que ocasionan las llamas cuando, por ejemplo, se registran vientos fuertes que hacen avanzar más rápidamente el fuego y devorar cientos de hectáreas de bosques o pastizales. Debe haber conciencia en quienes realizan esas prácticas y preparar bien los terrenos a fin de evitar que el fuego se descontrole, o aquella que acude al campo de excursión y que hace fuego sin cerciorarse de apagarlo bien, creándose posteriormente incendios que se vuelven incontrolables y duraderos.
Así, que ya sabe, cuando vaya al campo y prenda lumbre, asegúrese al final de apagarla bien para no provocar problemas posteriores y no estaría de más, dar orientación permanente a los campesinos sobre la forma de llevar a cabo sus “rosas” a fin de que no se creen problemas por incendios posteriores, porque el viento aviva la menor llama.
Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com